la batalla de Lima – El armamento

En la batalla de Lima se utilizaron 38 cañones White y 20 Grieve. A esa artillería hay que añadir la ubicada en la cima del Morro Solar, constituida por dos cañones Parrot de 70 de ánima lisa, un Withwort de 30 y un Rodman de 500 igualmente de ánima lisa.

 

cañones White

Cañon Grieve

A esa heterogénea artillería que demandaba diferentes tipos de munición, los chilenos atacaron Lima con artillería Krupp de los más modernos diseños divididos en: (103) “50 piezas de campaña: 12 Krupp87 mm., mod. 1879 y 1880 32 Krupp 75 mm., mod. 1879 y 1880, 6Armstrong, 66 mm., mod. 1880 30 de montaña: 26 Krupp de 75 mm., 1876 y1879 4 Krupp de 60 mm., 1878”.

 Pieza Alemana Krupp de campaña de 87 mm. fue una de las armas más modernas de las utilizadas en el conflicto, los representantes chilenos consiguieron un gran número de cañones alemanes (los mejores del mundo en aquel momento), de modelos muy nuevos incluyendo los novísimos de 1880. Es importante señalar en este punto a fin de evitar errores la diferencia entre artillería de campaña y de montaña, esta radicaba principalmente en que la primera era transportada por medio de seis caballos, además los mismos trasladaban un vagón con municiones y utensilios, mientras los cañones de montaña, normalmente tenían menos prestaciones (alcance y calibre), pero eran transportados desarmados por medio de mulas, lo que les permitía una mayor movilidad.

Un total de 74 cañones Krupp complementados con 6 Armstrong además de las 8 ametralladoras Gattling asignados a las baterías de montaña.

Cañón de Campaña Armstrong, de fabricación inglesa, fue incorporado al arsenal chileno durante la campaña de Lima, una batería de 6 piezas participó en las batallas de Chorrillos y Miraflores.

En cuanto a la infantería, mientras la chilena estuvo dotada de rifles Comblain. La infantería peruana tenía los más variados modelos, desde algunos miles de reciente adquisición, hasta aquellos que se venían utilizando de años atrás con diferentes calibres en su munición, lo cual motivó que en los combates, algunas tropas recibieron cartuchos que no correspondían a sus fusiles, quedando inermes frente al enemigo.

Fuente:

Historia, madre y maestra La tragedia del 79
Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima, pp. 115-149