Roque Sáenz Peña en la guerra del pacífico: el ideal, el coraje y el honor

Roque Sáenz Peña

Hace 100 años era el presidente argentino. Todos lo recuerdan por la ley que lleva su apellido y que instauró el voto universal, secreto y obligatorio. Pero pocos saben que, siendo joven, tuvo una valiente participación en la Guerra del Perú y Bolivia contra Chile. A pesar de la oposición de su padre Luis, quien también sería presidente, se alistó como voluntario para probar su coraje en una contienda que le dejaría secuelas que lo llevarían a la muerte en 1914, antes de terminar su mandato.

En el otoño de 1879, un joven argentino se presentó en Lima y manifestó su voluntad de luchar como voluntario en las filas del ejército. No era un buen momento para alistarse en la Guerra del Perú y de Bolivia contra Chile. Mejor armados y con voluntad de vencer, los chilenos iban por la explotación del salitre. No los asistía el derecho sino la fuerza. Tales perspectivas desfavorables no desalentaron al voluntario argentino. Se llamaba Roque Sáenz Peña, tenía 28 años, era abogado, con una brevísima experiencia en la milicia, y pertenecía a una familia de arraigo y prestigio en Buenos Aires. Quería probar su coraje al servicio de una causa justa, inspirada en el sentimiento americano y explicó su posición en un banquete al que asistieron altas personalidades:

“No he venido envuelto en la capa del aventurero preguntando dónde hay un ejército para brindar espada… La causa del Perú y Bolivia es en estos momentos la causa de América y la causa de América es la causa de mi patria y sus hijos”. 

Las autoridades peruanas, gratamente sorprendidas, le ofrecieron un cargo pasivo en la reserva pero él prefirió ser destinado al frente, en el Ejército del Sur, con el grado de teniente coronel. Desde Iquique, principal puerto de exportación del salitre, le escribió a su padre con la intención de reconciliarse con él antes de entrar en combate.

En la Argentina, donde la relación con Chile se hallaba en su punto más bajo debido a la cuestión de la soberanía en la Patagonia, las simpatías populares estaban a favor del Perú y el gesto de Roque era bienvenido. No obstante su padre, el abogado Luis Sáenz Peña, se oponía con firmeza al proyecto; lo consideraba una calaverada más del hijo al que le reprochaba llevar una vida desordenada y -algo más grave- la intención de casarse. ¿Con quién? en la Gran Aldea porteña corrían toda clase de rumores sobre la filiación de la joven. Lo cierto es que Roque, ya tachado de romántico por amigos y adversarios, quiso ponerle paños fríos a la disputa familiar:

“Mi querido Tata, tranquilícese de mi separación momentánea; volveré a sus brazos más hombre aún y sin otra idea que compensarle los malos ratos que le doy y devolver a los míos la tranquilidad que les quito”.

Como todo voluntario, soñaba con la ocasión de pelear en una guerra justa y contra un enemigo al que consideraba también el enemigo de su Patria. Entonces comenzaron las dificultades y los sufrimientos de la campaña. La fuerza marchó 120 leguas por el desierto de Atacama, bajo un sol abrasador, sin agua, con la tropa en desorden y el armamento destrozado. En tales circunstancias Roque, como ayudante del jefe, se empeñó en evitar motines y tumultos. Esa fuerza desmoralizada sufrió un primer revés, y un triunfo casi inesperado, en Tarapacá, antes de llegar a reforzar a la guarnición de Arica, sitiada por los chilenos.

Miguel Cané

Entre tanto en Buenos Aires, ante la ausencia de noticias sus amigos hicieron lo posible por localizarlo. Uno de los más íntimos, Miguel Cané, viajó a Chile y con permiso de las autoridades se dirigió a la plaza sitiada donde encontró a Roque animoso y saludable, pero no pudo convencerlo de que abandonara la lucha: tenía un compromiso de honor y debía cumplirlo.

Bajo fuego 

La espera fue larga. El sitio se prolongó durante meses hasta que en junio de 1880, el ejército chileno lanzó la ofensiva final con fuerzas bien adiestradas que triplicaban a las peruanas. Según relató más tarde Roque, el jefe de la guarnición de Arica, el coronel Bolognesi, intimado a capitular, convocó a su estado mayor y le dijo:

Yo soy viejo, para mí será un golpe de fortuna morir gloriosamente aquí, pero no es el caso de ustedes, que son jóvenes“.

Los oficiales en forma unánime decidieron luchar hasta el final y a la tropa no le quedó otro camino que seguirlos. La ofensiva duró tres horas.

Roque, herido en un brazo, siguió defendiendo su sector. Cuando el enemigo avanzaba a degüello, sin hacer prisioneros, el argentino se encontraba en el reducido grupo de los sobrevivientes. Un oficial chileno que lo reconoció le salvó la vida. Mientras lo llevaban en cautiverio, Roque pasó junto al cadáver destrozado de Bolognesi. Nunca olvidaría la trágica escena.

 

Emilia Herrera de Toro

 

Prisionero en Chile, se habló de fusilarlo. Pero de nuevo se movilizaron sus amigos y lograron que una dama de la aristocracia chilena, Emilia Herrera de Toro, muy activa en el mundo político e intelectual, intercediera ante el Presidente.

Fue Cané quien se ocupó de informarla. Emilia era una figura legendaria de la sociedad local, protectora y amiga de los exiliados argentinos de la época de Rosas (como Sarmiento y Juan María Gutiérrez). Ella se ocupó de Roque con tino e inteligencia y logró que fuera confinado en un buen lugar. Se empeñó asimismo en curar la intensa desazón y angustia que le producía la campaña de la prensa chilena para desprestigiarlo: el prisionero temía que las calumnias repercutieran en Buenos Aires con resultados lesivos a su honor, y se negaba a volver a su país mientras todo esto no se hubiera aclarado.

Finalmente, Roque volvió y en Buenos Aires se le hizo un gran recibimiento, como digno representante de la opinión y de los sentimientos argentinos. Después de unos meses de duelo retomó su carrera civil y a partir de entonces sobresalió entre los notables de su generación como diplomático al servicio de las relaciones interamericanas y como político partidario del sufragio libre.

No obstante, su acción juvenil y romántica en el Perú lo marcó para toda la vida. Cuando en 1902 el país estuvo a punto de entrar en guerra con Chile, y el presidente Roca se inclinó por aceptar los Pactos de Mayo, Roque se alineó entre los que condenaban al gobierno argentino por su derrotismo. Entonces doña Emilia Herrera volvió a escribirle y con elegancia y sentido común le expresó las ventajas de la paz para las dos naciones. Roque tomó nota de estas observaciones. Su actitud hacia Chile se flexibilizó.

En 1905, el gobierno del Perú, que estaba en tren de modernizarse y necesitaba apelar a la memoria de los héroes, decidió hacerle un homenaje: lo ascendió al grado de general de brigada del ejército peruano y lo invitó a estar presente en la inauguración del monumento al coronel Bolognesi, en Lima.

Roque viajó acompañado por su mujer y su hija. Funcionarios y entidades privadas se desvivieron por agasajarlo. En los discursos y conferencias pronunciadas, insistió en que el sufragio libre es el único que legitima a los gobiernos; también afirmó que el Estado moderno debe atender la cuestión social y arbitrar en el conflicto entre patronos y obreros. Estos conceptos novedosos formaban parte del ideario político de quien ya se proyectaba como futuro presidente. Realizar esta reforma pacífica requería tanto o más decisión y coraje cívico que el valor que se pone a prueba en la guerra.

Roque Saenz Peña pudo concretar en parte su proyecto cuando fue elegido presidente de la Nación, en 1910.

Su mandato concluyó antes de lo esperado. Falleció a consecuencia de una enfermedad contraída en su juventud, en los campamentos de la Guerra del Pacífico.

 

Fuente:

LA GACETA María Sáenz Quesada – Todo es Historia.