Una increíble anécdota de Patricio Lynch

Patricio Lynch Solo de Zaldívar es uno de nuestros héroes nacionales, siendo desde muy joven una destacada figura, ya sea en la guerra contra la Confederación Peruano Boliviana de Santa Cruz (tenía 16 años) como guardiamarina; y luego enrolado en la Armada Británica, donde hace sus primeras armas internacionales, tocándole participar en la Primera Guerra del Opio en China en los años 1841 y 1842 (tenía 18 años), a bordo de la fragata Calliope. Su jefe era el capitán de navío sir Thomas Herbert, actuando en veinte acciones de guerra, entre ellas la toma de Shanghái y muchas más. Por su arrojo en el combate fue ascendido a guardiamarina efectivo de la Royal Navy.

En 1842, en pleno conflicto, asume el mando de una unidad de soldados ingleses que deben tomar la ciudad de Tsinghan. El combate era desproporcionado en cuanto a las fuerzas, pero las tropas al mando de Lynch tenían una enorme superioridad en armamento y disciplina militar

El ataque británico era arrollador y las defensas chinas comenzaban a flaquear. Toda la guerra había sido así, batallas breves y destructivas, donde la superioridad numérica de los chinos no podía equipararse al moderno armamento británico.

Patricio Lynch dirige el ataque, sable en la mano derecha y pistola en la mano izquierda, alcanzando hasta el lugar donde el mando militar chino organiza la defensa. Fue en ese momento que escuchó la siguiente frase en la boca del comandante chino: “¡Estamos jodidos!”

Lynch se detiene sorprendido y le pregunta a gritos en castellano, al jefe chino, de dónde era: “¡Chileno!” le contesta el chino que como vemos, no era chino sino chileno. Un par de frases, un abrazo y tras la rendición del sitio, el trotamundos nacional Francisco Guerrero, que así se llamaba, deja sus existencia oriental y decide finalmente regresar a Chile, incorporándose al ejército nacional.

En cuanto a Patricio Lynch, éste solicitaba su expediente de retiro de la Armada Británica en 1847, decisión que fue muy lamentada por sus superiores. Lynch tendría una extraordinaria carrera militar y naval en Chile, alcanzando incluso el cargo de Jefe Político y Militar del Perú durante la Guerra del Pacífico, siendo conocido en aquellos años como “el último Virrey del Perú”, y donde debió enfrentar la ocupación chilena del territorio y la campaña de la Sierra.

Del bueno de Francisco Guerrero, nuestro increíble comandante chino-chileno, no hemos encontrad hasta ahora mayores antecedentes.

 

Fuente:

antoniomarquezallison