Hundimiento del blindado “Blanco Encalada” en Caldera (Chile)

Este combate marca un hito importante en el desarrollo de los torpedos, pues fue la primera vez en el mundo que un torpedo autopropulsado hundía un buque.

El Presidente José Manuel Balmaceda Fernández en conocimiento que la Escuadra se dirigía a Caldera, había despachado hacia el norte la escuadrilla de cazatorpederos, compuestos por el cazatorpedero “Almirante Lynch” al mando del Capitán de Corbeta Alberto Fuentes, el cazatorpedero “Almirante Condell” al mando del Capitán de Corbeta Carlos Moraga Suzarte y el transporte “Imperial” al mando del Capitán de Corbeta Emilio Garín. Se navegó pegado a la costa y el “Imperial” a 6 millas mar afuera.

Recalaron a Huasco a las 14.00 hrs. del día 22, donde recibieron la información de que los buques llegados a Caldera eran el “Blanco”, “Huáscar”, “Cochrane”, una corbeta y cuatro transportes. Además se informó que el crucero “Esmeralda” no había sido visto y que las tropas congresistas se encontraban a 8 millas de Copiapó.

A las 17.00 hrs. zarpó el cazatorpedero “Almirante Condell ” y poco después el “Almirante Lynch” .

La navegación se hizo pegado a la costa, usando carbón de Cardiff para no echar humo por las chimeneas y manteniendo a la tripulación bajo cubierta.

Como a las 03.30 hrs.del 23 de abril, los buques se encontraban a la cuadra de Punta de Cabeza de Vaca y entraron a la bahía alrededor de las 04.00 hrs.

Desde la boca del puerto avistaron la silueta de un buque que identificaron como el blindado ” Blanco”, que estaba fondeado y amarrado a una boya, con su proa apuntando al vapor “Bío Bío”, que estaba cerca del muelle.

Los cazatorpederos se acercaron a toda velocidad pegados a la costa norte de la bahía, siendo recién avistados cuando se encontraban a 1.000 metros del blindado “Blanco” , rompiéndose el fuego sobre ellos.

El cazatorpedero ” Condell “, iba adelante seguido del cazatorpedero “Almirante Lynch” .

En el primero, al estar a 150 metros del blindado, el Comandante Moraga disparó el torpedo de proa el que pasó por la proa del ” Blanco” y raspó la quilla del vapor ” Bío Bío “. El cazatorpedero cayó a estribor y con diferencia de segundos, los Tenientes Vargas y Rivera dispararon los dos torpedos de babor, sin éxito. Luego a toda velocidad salió de la bahía, mientras intercambiaba el fuego con el blindado.

El cazatorpedero ” Lynch ” que seguía al cazatorpedero “Almirante Condell” , aumentó su velocidad y a menos de 150 metros, el Comandante Fuentes lanzó el torpedo de proa sin dar en el blanco, cayéndo a estribor rápidamente y cuando estaba a 40 metros del blindado lanzó un torpedo de babor, el que hizo impacto a popa de la sala de máquinas, en el salón de dínamos, apagándose de inmediato el alumbrado y paralizando toda actividad bajo cubierta.

De inmediato salió de la bahía bajo el fuego del blindado el que le ocasionó cuatro heridos.

En escasos minutos el blindado se escoró a estribor y comenzó a hundirse y esta reliquia de la Guerra del Pacífico y de glorioso pasado desapareció en pocos minutos de la superficie, dejando como saldo 11 oficiales y 171 tripulantes y civiles muertos, entre ellos el Secretario de la Junta de Gobierno, don Enrique Valdés Vergara, aparte de la pérdida de armamento, municiones y vituallas para las tropas que se encontraban en tierra.

Entretanto, los cazatorpederos salían de la bahía y confirmando el hundimiento del blindado, se dirigieron a reunirse con el transporte “Imperial” , que habían dejado oportunamente en un punto de rendez- vous.

El miembro de la Junta de Gobierno , don Ramón Barros Luco se salvó asido de la cola de una vaca, que era parte del ganado en pie que se acostumbraba a llevar a bordo, porque no sabía nadar.

Este combate marca un hito importante en el desarrollo de los torpedos, pues fue la primera vez en el mundo que un torpedo autopropulsado hundía un buque.

Asimismo, la pérdida del blindado de glorioso pasado, fue un gran golpe material y moral para la fuerzas congresistas.

 

Fuente:

armada.cl