Francia, Turquía y España se niegan a vendernos buques de guerra

Tras hacer una precisa comparación del poderío de las dos escuadras enfrentadas, Jorge Basadre relata algunas de las fallidas gestiones que hizo el Perú para hacerse con una o dos naves que hubiesen podido compensar la pérdida del monitor “Huáscar” y la fragata blindada “Independencia”.

 

El “Stevens Battery”

LAS DOS ESCUADRAS:

James Wilson King publicó en Boston en 1880 y en 1881 una descripción de la construcción, del poder y el armamento de los barcos que componían todas las marinas de guerra del mundo:

La escuadra chilena contaba con dos acorazados, el Almirante Cochrane y el Blanco Encalada (gemelos, fabricados en Hull en 1874, 3,650 toneladas, 2,920 H. P., seis cañones Armstrong de 250 libras y otros cañones, y blindaje de 9 pulgadas); las corbetas Chacabuco y O’Higgins, construidas en 1867 (1,670 toneladas, 800 H. P., tres cañones Armstrong de 150 libras y cuatro de a 40 y 70), y los buques de madera Esmeralda, reliquia de la guerra de 1866, Covadonga, capturada a los españoles en esa guerra, Magallanes y Abtao.

Además de sus barcos de guerra, Chile tuvo a su disposición una excelente flota de transportes a vapor entre los cuales se destacaron el Rímac y el Matías Cousiño. La oficialidad de esta escuadra habíase entrenado en el extranjero. Un año antes de la guerra, el Cochrane había sido enviado a Inglaterra para recibir algunas reparaciones y limpiar sus fondos. El uniforme y las ordenanzas navales chilenos eran de modelo norteamericano.

Bolivia carecía de poder naval.

La armada peruana, cuyos jefes y oficiales tenían el uniforme según el modelo inglés, estaba formada principalmente por los barcos adquiridos por Pezet quince años antes, o sea la fragata blindada Independencia, construida en 1865 por Samuda, Poplar, en el Támesis, de 2,004 toneladas, 550 H. P., un cañón de 250, uno de 150 y otros, armadura de cuatro pulgadas y media; el monitor blindado Huáscar, construido en 1864 por Birkenhead Iron Works, Inglaterra, de 1,100 toneladas, 300 H. P., 2 cañones de 300, 2 de 40 y otros, armadura de cuatro pulgadas y media y la corbeta de madera Unión, de 1,150 toneladas. Además de estos barcos, tenía la Pilcomayo, de 600 toneladas, y dos viejos monitores, el Atahualpa y el Manco Cápac, que servían como guardacostas o baterías flotantes y estaban estacionados permanentemente el uno en el Callao y el otro en Arica.

De los buques comprados por Pezet se había perdido la corbeta América en el maremoto de Arica el 13 de agosto de 1868.

Las diferencias a favor de la escuadra chilena eran múltiples:

-En la juventud de las naves,

-En la modernidad de sus elementos bélicos,

-En el tonelaje,

-En el número de buques y cañones a flote,

-En la calidad y cantidad de los transportes,

-En el desplazamiento de las unidades,

En el espesor del blindaje (que no podía ser perforado ni por los más poderosos de los anticuados cañones peruanos).

País de costa larga y accesible, a la que otrora llegaron los conquistadores españoles, la expedición libertadora y las huestes peruano-chilenas de la Restauración, sin embargo, el Perú siempre (excepto en los tiempos de Ramón Castilla y de la guerra de 1866) había carecido de conciencia naval.

LAS GESTIONES PARA ADQUIRIR BARCOS:

Inútiles resultaron, a veces por falta de crédito, a veces por insuficiencia del dinero disponible, a veces por la eficacia de las maniobras diplomáticas chilenas, a veces por querellas políticas y personales, las gestiones para reforzar la escuadra hechas por Canevaro, Goyeneche, Pflucker, Simón G. Paredes y otros en Europa; y de Astete, Elmore y Álvarez Calderón en Estados Unidos. Estas gestiones se prolongaron hasta las batallas de San Juan y Miraflores.

Hubo esperanzas, que luego resultaron defraudadas, en barcos pertenecientes a Francia, España, Turquía, Portugal, Dinamarca, Italia, Grecia y China.

En el capítulo relativo a los aspectos económicos de la guerra se tratará de la colecta popular para comprar barcos y de la misión de Julio Pflucker y Rico.

El gobierno francés tenía en venta 2 acorazados relativamente poderosos, el Solferino y el Gloire. El gobierno peruano trató de comprar este último sirviéndose de un agente de Nicaragua. Pero la delegación chilena descubrió la treta y una comunicación que dirigió al ministro de Relaciones Exteriores de Francia bastó para suspender la venta.

Las negociaciones para adquirir en Turquía el acorazado Fehlz-Bolend tuvieron como intermediario a un banquero griego. Varios políticos y palaciegos recibieron dinero para inducir al sultán a suponer que este personaje intentaba comprar el barco con el fin de venderlo al Japón. Un marino inglés que, bajo el título de Hobbart Bajá, estaba al servicio de Turquía, deseoso de evitar a dicho país la pérdida de una de sus mejores unidades navales, optó por advertir a la delegación chilena en Londres sobre el negocio en vísperas de que fuese concluido en Constantinopla.

El escritor chileno Raúl Silva Castro ha publicado en su libro sobre Alberto Blest quien gana datos sobre la correspondencia entre este diplomático y novelista chileno y su gobierno para impedir la operación proyectada.

Un funcionario chileno fue enviado a Constantinopla cuya finalidad era la de que “mediante un estipendio de no menos de tres mil libras esterlinas (dice Süva Castro) influyese en el ánimo del sultán para que este no accediera a vender buques al Perú“.

En España la acción de la diplomacia peruana fue directa tratando de hacer valer el argumento de que el pacto de tregua indefinida vigente entre la antigua metrópoli, Chile y el Perú (antes de firmarse el tratado peruano-español de paz en 1879) no impedía, según los principios del Derecho internacional, la venta de materiales de guerra a uno o a ambos beligerantes. El rey Alfonso XII no aceptó esta interpretación y comunicó a la delegación chilena en París el proyecto peruano manifestando, al mismo tiempo, su firme resolución de mantener una estricta neutralidad durante la guerra del Pacífico.

La probabilidad más cierta estuvo acaso relacionada con la misión del capitán de navio Luis Germán Astete para adquirir en Nueva York el blindado Stevens Battery.

Dice Joaquín Torneo en su informe en nombre de la comisión investigadora por los gastos de la guerra, nombrada en la época de Iglesias, que nada faltaba sino pagar el blindado, para lo cual se telegrafió a los agentes financieros del Perú en Europa pidiéndoles 750,000 dólares, pero que los comisionados contestaron:

A mediados de enero de 1880 que habiendo tenido la República un cambio de gobierno no podían poner a su disposición los fondos que pedía“.

Según otras opiniones, el Stevens Battery era inservible. Se trataba de una batería naval mandada construir por el acaudalado ciudadano norteamericano Robert L. Stevens en Heboken, al norte de Nueva Jersey, frente a Nueva York, al lado derecho del río Hudson. Stevens construyó esta batería bajo caprichosas ideas y la destinó a ser vendida al gobierno de Estados Unidos, pero su ofrecimiento fue rechazado por considerarse que se trataba de un artefacto inservible, según informes de la marina ratificados posteriormente por un delegado de la casa constructora de John Eider en Inglaterra.

Stevens obsequió por testamento su batería al Estado de Nueva York pero este no podía tener marina propia y la rechazó. Piérola tampoco aceptó la oferta para que el Perú comprase el Stevens Battery que todavía no había sido concluido. Primó la idea de que no hubiera podido jamás llegar hasta las aguas del Pacífico y de que no se trataba de un buque destinado a atravesar los mares sino a defender el puerto de Nueva York. El 29 de setiembre de 1880 el Stevens Battery fue rematado a un armador de ese puerto por 55,000 dólares, con el fin de aprovechar el hierro y la madera.

Falta estudiar en detalle, con los documentos necesarios, la acción para la compra de unidades navales para el Perú en esta guerra. El único barco que llegó, después de firmada la paz, a incrementar la escuadra fue el crucero Lima, construido en 1880 en los astilleros de Kiel, con 1,790 toneladas, 77.70 m. de largo y 10.30 m. de ancho y 5.70 de altura, 2 hélices, 2,000 caballos de fuerza, 4 cañones de 10 mm. y 2 ametralladoras, 14 nudos de andar por hora.

Los transportes Chalaco y Constitución, que junto con el Lima formaron la nueva marina peruana, fueron construidos en 1884 (San Francisco) y en 1886 (Newcastle), respectivamente.

La escuadra no logró, pues, ser reforzada durante la guerra. A pesar de las ilusiones albergadas en el Perú y también en Bolivia consta en la correspondencia guardada en el Archivo Nacional de Washington que, tanto los diplomáticos norteamericanos residentes en Lima, Gibbs y Christiancy como el almirante Rodgers, jefe de la flotilla del Pacífico, consideraron desde el primer momento que el Perú perdería la guerra por su debilidad en el mar.

José Antonio de Lavalle, en sus memorias inéditas, cuenta que esa fue también, desde el principio, la opinión del presidente Prado.

Tampoco alcanzaron el éxito esperado los torpedos que W. R Grace adquirió en Estados Unidos del ingeniero John Louis Lay, famoso durante la Guerra de Secesión; de la United States Torpedo Company y de la fábrica Herreshobb.

 

Fuente:

Hildebrandt en sus trece, 11 de marzo del 2016, pag. 28.