Cartas de Grau II

Callao, Junio 13 de 1878

A don Felipe Barreda
Muy distinguido amigo:

Agregándose al ignorar el punto donde se había Ud. dirigido, el impedimento nunca excusable de mis muchas ocupaciones, no me ha sido posible en manera alguna el escribir a Ud. antes, como habría deseado, pero, hoy que lo hago, me mueven a ello dos muy distintos sentimientos: el de reconocimiento por los servicios que ha tenido Ud. la dignación de ofrecerme en su estimada carta y el placer que he experimentado al saber que se halla muy restablecido de sus enfermedades, por lo que lo felicito a Ud. muy cordialmente.

Su hermana Mariana llegó ayer de Chile con las niñas con toda felicidad. Don Manuel creo no podrá venir por precaución hasta principios de Agosto para cuya época hay seguridad de que éste ya calificado en el Senado, evitándose de esta manera que se cometa con él algún atentado.
El horizonte político está un poco oscuro y a mi modo de ver, no se despejará hasta que esté reunido el Congreso donde estallará la tempestad si es que se pretende como hasta aquí hostilizar al elemento sano y honrado del país.

Dolores me encarga saludar a Ud. Muy afectuosamente.
Sin más y reiterando a Ud. mis más cumplidas felicitaciones; a la vez que le suplico se sirva recordar mi nombre a su digna esposa; me es sumamente grato suscribirme como siempre su muy atento amigo S.S.

Miguel Grau


Monitor “Huáscar”.- Al anclaArica setiembre 5, 1879

S.S. D. José A. Miró Quesada y D. Luis Carranza

Muy estimados amigos:

En la edición de la tarde del periódico “Comercio”, del cual son Uds. dignos editores, correspondiente al 18 del pasado, he leído con notable satisfacción el artículo editorial que se ocupa especialmente de mi para encomiar el éxito de las expediciones que ha llevado a cabo este buque durante la presente campaña y para prestar su aprobación al acuerdo de la Cámara de Diputados, respecto a que el Supremo Gobierno me proponga a la clase de Contralmirante a cuyo alto empleo tienen Uds. la amabilidad de creerme acreedor.
Yo no sé con qué palabras expresar mi reconocimiento a la distinción de que soy objeto y a los elogios que bondadosamente se me prodigan por personas distinguidas cuya opinión tanto respeto. El vehemente deseo de servir a mi patria, con que hasta ahora he desempeñado las comisiones que se me han confiado, estaría satisfecho si estimase que en ellas he hecho algo más que cumplir estrictamente con mi deber. Por este motivo cuando recibo tantos favores, no puedo ver en ellos mas que una prueba de estimación y de aprecio personales, que me honran altamente y por la cual me es placentero manifestar mi más sincera y cordial gratitud.
Dígnenme Uds. a aceptar estos sentimientos y recibir las seguridades de mi más distinguida consideración y del aprecio con que soy de Uds. atte. Amigo y S.S”

Miguel Grau

 

 


Monitor “Huáscar”
Arica Agosto 21 de 1879

Señorita Victoria Gibson

Muy distinguida amiga:

Su cariñosa cartita en cuyas líneas está trazada la sinceridad de la amistad con que Ud. Me honra, y su fino recuerdo, es un nuevo motivo que alienta el aprecio y la consideración que para Ud. Siempre he tenido.

Ya he recibido el escapulario que a ella vino adjunto, como un elocuente testimonio del interés que tiene Ud. Por mi conservación y de su noble deseo de que me libre de todo mal. Excusado es pues asegurarle cuánta es mi gratitud, para la persona que tan irrecusable muestra me da de su estimación.

A mi vez deseo que ello sea así, a fin de que en toda ocasión pueda corresponder a tan sincero afecto. Concreto por hoy a desear a Ud. La mejor salud y felicidad, del mismo modo que a su digna madre, y a su hermanita Teresita, a quienes se servirá agradecer y corresponder su saludo, a la par que aceptar las consideraciones de profundo respeto y estimación con que soy de Ud. Muy atento amigo y SS que B.S.M

Miguel Grau

 


Monitor “Huáscar”
Callao, junio 18 de 1879

A don Carlos Elías de la Quintana

Muy querido compadre:

He tenido el grato placer de recibir tu fina cuanto lisonjera cartita del 13 en curso, en la misma que te dignas, en unión de tu estimable familia, felicitarme por el resultado de mi excursión al sur , no habiendo nada que merezca la pena durante ella, sino el cumplimiento estricto del deber. Veo, querido amigo, que das a esa expedición más importancia que la que en realidad ha tenido, pero esto no me extraña cuando se trata de un amigo como tú, que de veras me estima, circunstancia que te hace ver las cosas bajo un prisma muy favorable hacia mi. En fin, de cualquier manera que sea, te doy un millón de gracias por tus congratulaciones, lo mismo que a tu señora, Misia Manuela, Rosita y Anita, a los pies de la cuales te servirás ponerme, después de saludarlas muy afectuosamente.

Dolores recibió tu expresivo telegrama y me encarga agradecértelo; suplicándome a la vez saludarte, lo mismo que a la demás familia. Por Pedro he sabido que piensas venir con la familia; ojalá sea así para verlos e idos a recibir.

El anteojo ha sido magnífico y el único defecto que le he encontrado es el de presentar los objetos muy cerca, como a la “Blanco Encalada”, por ejemplo, que cada vez que le miraba me parecía ya tenerla al costado, lo que no me hacía mucha gracia. Sin más por ahora se despide con un fuerte abrazo tu agradecido amigo y compadre.

Miguel Grau


Monitor “Huáscar” Al ancla
Arica, Agosto 18 de 1879

 

Señor don Pablo Seminario Echeandía

Muy estimado amigo:

Por los periódicos de la Capital, en el registro de sesiones de la Cámara de Senadores, me he impuesto de la proposición que usted y varios amigos de esa Cámara se han dignado presentar para que el Congreso me eleve a la alta clase de Contralmirante y se conceda a los jefes, oficiales y tripulación de este buque, una medalla de honor por los hechos de armas del 21, 29 de mayo y 9 de julio últimos.

Los términos en que está concebida la parte considerativa de esta proposición, sobremanera honoríficos para mí, son por sí solos, prescindiendo del valor de la recompensa, una prueba bien determinada de la estimación que usted me profesa, toda vez que no creo haber hecho nada todavía lo suficiente para merecerlos.

Séame pues permitido manifestar a usted mi más sincero agradecimiento por tan señalada muestra de distinción a la par que reiterarle las condiciones de estimación y aprecio con que me es grato suscribirme a usted.

Atte. Amigo y S.S.

Miguel Grau


Monitor “Huáscar”
Arica, Setiembre 16 de 1879

Señor General D. Javier de Osma

Mi querido amigo:

He recibido su muy estimable carta del 28 de agosto en la que me felicita por ascenso a la alta clase de Contralmirante y la manera con que ha procedido la Cámara al confirmarse dicho ascenso.

No solo estoy satisfecho, sino agradecido al país y muy especialmente a los amigos que  como usted enaltecen  mis hechos y han tenido una parte muy activa y directa en esta manifestación.

Reciba pues, el sincero abrazo del amigo y deseo poder corresponder a sus finos y generosos sentimientos, repitiendo como siempre afectísimo amigo y seguro servidor.

Miguel Grau
PD: Tenga la bondad de saludar a don Ignacio y familia.