Chile: El fusil Gras

Inteligentemente los chilenos centraron sus adquisiciones de armas para infantería en los módelos Gras y Comblain II, uniformizados para utilizar la misma munición, esto simplificó en gran medida la logística del Ejército de campaña. 

El Gras era una versión mejorada del rifle Chassepot (uno de los mejores rifles de la historia, utilizado hasta la 2° guerra mundial, 1945).

Los vertiginosos cambios tecnológicos a mediados del siglo XIX llevaron a la modernización del armamento de los principales ejércitos. La incorporación de las nuevas mejoras llevó en el caso de Francia a la adopción del fusil Gras, uno de los rifles de acción de cerrojo más populares y conocidos de su época.

Regimiento Chileno cívico movilizado “Chillán” en el campamento de Lurín, Enero 1881. Destacan sus armas en pabellón, fusiles Franceses Gras modelo 1874. Llama la atención la diversidad de uniformes de la Oficialidad (Fotografía Díaz y Spencer, Archivo Museo Histórico y Militar, Chile).

 

 

Peso: 4,15 kg (descargado)
Longitud: 1,30 m
Longitud del cañón: 82 cm
Munición: 11,3 x 59 R
Calibre: 11,3 mm
Cadencia de tiro: 9/min
Alcance efectivo: 1.800m
Alcance maximo: 2.900 m
Sistema de disparo: cerrojo accionado manualmente (monotiro)

 

Historia

Su producción se dio en buena parte como respuesta al desarrollo del fusil Mauser 1871 alemán. Básicamente, el Gras vendría a ser una modificación del Chassepot para disparar el cartucho metálico, por lo que constituyó una notoria mejoría con respecto a su predecesor. Sin embargo, a su creador no le fue autorizada la patente de su fusil, por lo que tuvo que registrarla en Austria. El Gras fue fabricado principalmente en la Manufacture d’armes de Saint-Étienne, una de las principales fábricas de armas en Francia, además de ser producida bajo licencia por otras manufactureras como Steyr. A partir de 1874, pasaría a ser el arma reglamentaria de las fuerzas francesas.Este sistema fue creado por el coronel Basile Gras ante la urgencia de disponer de un arma reglamentaria que empleara cartuchos metálicos. Esta necesidad se había hecho manifiesta durante la Guerra Franco-Prusiana, durante la cual se empleó el Chassepot 1866, el primer fusil de acción de cerrojo adoptado por el Ejército francés. Su principal limitación era el empleo de cartuchos de papel, con lo cual la recámara se ensuciaba después de varios disparos, además de la corrosión que afectaba a la aguja percutora debido a la combustión de la pólvora negra.

Coronel Basile Gras

Sin embargo, con el desarrollo de innovaciones como la pólvora sin humo y la proliferación de los rifles de repetición, sería posteriormente reemplazado por el Lebel 1886. Aunque su uso también llegó fuera de las fronteras de Francia, y fue adoptado por países como Grecia, donde llegó a ser empleado por las guerrillas en las revueltas contra el Imperio Otomano, e incluso por la resistencia contra la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial.

Descripción

Como muchos de sus contemporáneos, el Gras era un rifle de retrocarga monotiro accionado por un cerrojo corredizo. Disparaba cartuchos metálicos de percusión central de pólvora negra de 11 mm, de 25 g de peso. Su mecanismo era muy robusto y más fiable, y lograba un mejor sellado de la recámara que el Chassepot.

 

Gras
Alcance reglamentario eficaz (m) 1 200
Alcance extremo (m) 1800
Velocidad inicial (m/s) 450
Velocidad de rotación en la boca (v/s) 820
Flechas de la trayectoria (m):

– a 300 metros

– a 600 metros

0.96

2.50

Energía cinética en la boca (kg) 258
Peso del proyectil (g) 25

Pero para el tiempo en que fue adoptado, los franceses introdujeron un nuevo tipo de pólvora negra denominado tipo F1, de combustión más lenta en comparación con la anterior, que usaba el tipo B. Este cartucho permitía al proyectil del Gras lograr una mayor velocidad inicial, una trayectoria más tendida, y un mayor alcance máximo. El cartucho 1874 fue reemplazado en 1879, con la misma carga y tipo de pólvora, pero con un ligero cambio en el perfil de la bala y una subsecuente mejoría en el desempeño balístico del arma.

 

A diferencia de la situación de las fuerzas peruanas, cuyo heterogéneo arsenal presentaba una enorme variedad de modelos de rifles y carabinas, el fusil Gras conformó buena parte del arsenal chileno desde la década de los 1870, junto con otros modelos como el Comblain II). Esto como parte del proceso de modernización de sus fuerzas militares, por lo que fue uno de los principales rifles usados por el país sureño desde el principio del conflicto.

Esta adopción iba de la mano con la estandarización de la munición, de manera que sus armas pudieran disparar el mismo modelo de cartucho. De esta forma, se lograba solucionar los problemas de suministro de munición, lo cual constituía una importante ventaja logística y táctica para las fuerzas chilenas.

El empleo del cartucho metálico y el diseño de su mecanismo le permitían resistir una mayor potencia, con lo cual su desempeño balístico (alcance máximo, velocidad inicial y de rotación) era superior al de varios de los rifles de fabricación estadounidense. Esto, sumado a su resistencia y fiabilidad, le daba una considerable ventaja frente a la mayoría de armas empleadas por el bando aliado. Curiosamente, dentro de estos se encontraba en buena medida el fusil Chassepot (tanto en su fabricación original como en la variante “peruana”).

Un fusil Gras y otros elementos

GRIEVE, Jorge (1983). Historia de la artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79. Lima, Industrialgrafica, 398 pp.